El Gobierno de Aragón ha anunciado su compromiso de acoger a una veintena de menores extranjeros no acompañados (menas) recientemente llegados a Canarias, según lo comunicado por la consejera de Bienestar Social y Familia, Carmen Susín, durante la Conferencia Sectorial celebrada este miércoles.

Esta decisión se da en un contexto de tensiones políticas entre el Partido Popular (PP) y Vox en relación con la política de migrantes de las comunidades autónomas, con amenazas de ruptura de acuerdos por parte de Santiago Abascal, líder de Vox.

Actualmente, Aragón enfrenta una situación crítica en su sistema de acogida de menores extranjeros no acompañados (menas). Con 309 menores bajo tutela, de los cuales 134 son menas, la capacidad del Ejecutivo autonómico está excedida en un 128,85%. Este desbordamiento ha sido reconocido por el presidente de Aragón, Jorge Azcón, quien destacó la saturación del sistema durante su visita a Huesca y señaló que están a la espera de reubicar ocho menas adicionales en la región.

Azcón también respondió a las declaraciones de Abascal, enfatizando que no aceptará «órdagos» y que prefiere el diálogo y la negociación para resolver estos desafíos. Este posicionamiento busca mantener la estabilidad en las comunidades donde el PP y Vox comparten gobierno, incluyendo Aragón.

Además de las plazas para menores en acogimiento residencial, Aragón dispone de 105 plazas ocupadas en programas de autonomía y transición a la vida independiente para jóvenes hasta los 23 años. Estas iniciativas forman parte de los esfuerzos del Gobierno autonómico por ofrecer apoyo integral a los menores y jóvenes bajo su tutela, asegurando su bienestar y desarrollo en condiciones adecuadas.

La situación se complica aún más con las cifras divulgadas por Vox, que afirma que el 95,8% de los inmigrantes ilegales que afirmaron ser menores en Aragón no lo son, según datos del Instituto de Medicina Legal (IMLA) de enero. Estos resultados provienen de pruebas periciales realizadas por la Unidad de Determinación de la Edad.