El lince ibérico podría volver a Aragón después de décadas desaparecido. Y la Comarca de los Monegros es una de las áreas más aptas para su reintroducción. Se trata de la mayor parte de la Sierra de Alcubierre y sus municipios, una opción para la que el Gobierno de Aragón ha comenzado un proceso de participación ciudadana para determinar si existe consenso.

Sin embargo, desde la comarca monegrina ponen en duda los beneficios que este proyecto podría traer. El presidente de la Comarca, Pedro Loscertales, ha expresado su escepticismo: “No se puede poner en jaque la actividad ganadera ni el desarrollo de la comarca por la introducción del lince», ha explicado a HOY ARAGÓN.

Se trata de Life LynxConnect, un proyecto de cooperación transnacional que trabaja para recuperar población de lince ibérico y que ésta sea genéticamente viable a largo plazo. Por el momento, desde la Dirección General de Medio Natural del Departamento de Medio Ambiente y Turismo han impulsado este proceso de participación para recopilar opiniones y preocupaciones de diversas partes interesadas, incluyendo sectores agrarios, ganaderos, cazadores y el público general.

La preocupación principal de Loscertales y otros líderes locales radica en el impacto potencial sobre la economía rural, especialmente la ganadería. Aunque el lince se alimenta principalmente de conejos, lo que podría ayudar a controlar las poblaciones de estos roedores, hay temores de que su presencia afecte negativamente a otras actividades económicas en la región. “Somos conocedores de la reintroducción del lince a finales de mayo en la localidad de Perdiguera, donde se invitó a los alcaldes de la zona Sierra de Alcubierre, donde se va a introducir el lince”, explicó Loscertales.

Durante la reunión en Perdiguera, el director general y el jefe de servicio presentaron la situación del lince y el proyecto, explicando el proceso de participación que incluiría a los alcaldes, el sector agrario y ganadero, cazadores y el público general. A pesar de estas reuniones informativas, persisten las dudas. “El problema que vemos es que nos hablan de la introducción del lince como la gallina de los huevos de oro, explicando que atraerá al turismo y que no habrá afecciones a la ganadería ni a la práctica de la actividad cinegética, pero no lo tenemos claro”, añadió Loscertales.

La propuesta inicial del proyecto Life LynxConnect incluye la creación de un vallado perimetral donde se introduciría una pareja de linces, pero las fechas específicas aún no se han definido. Loscertales ha infatizado que la propia consejería debe responder a estas dudas y cuestiona la certeza con la que se da por hecho la reintroducción: “Nuestra sorpresa es que den por hecho que ‘este experimento’ nos pueda atraer turismo y beneficios cuando en esta comarca no estamos acostumbrados a ello. Estos proyectos hay que cogerlos con pinzas, porque sí vemos y dudamos que este proyecto vertebre el territorio y venga a ser lo que exponen, la solución a la despoblación de nuestros pueblos».

UN PROYECTO DE REINTRODUCCIÓN DEL LINCE TRASNACIONAL

El grupo de trabajo nacional, compuesto por el Ministerio de España y su homólogo en Portugal, comunidades autónomas y entidades relacionadas con el lince ibérico, ya ha validado los estudios previos de la comunidad sobre las áreas potenciales para la reintroducción de esta especie. Estas áreas incluyen la Sierra de Alcubierre y la cuenca del Huerva.

El análisis técnico establece hasta doce zonas y al menos 500.000 hectáreas en Aragón con parámetros adecuados para el desarrollo del lince, entre los que destacan una alta densidad de conejo y la disponibilidad de hábitat, especialmente en el valle medio del Ebro.

Este mismo jueves, en el Paraninfo de Zaragoza, los responsables locales y comarcales están convocados a una reunión para continuar con el proceso de consulta y obtener más respuestas.

Al sur la opción del Ebro la opción preferente es el Huerva, un área de 27.500 hectáreas de 16 municipios del Campo de Cariñena, Comarca Central y Campo de Belchite. Los principales son Jaulín, Valmadrid, Mezalocha, Villanueva de Huerva, Tosos y Zaragoza (en este caso la zona incluida no es representativa). Se suman, en menor medida, Fuendetodos, Puebla de Albortón, María de Huerva, Botorrita, Mozota, Muel, Paniza, Longares, Mediana y Aladrén.