La alcaldesa Natalia Chueca, cumple un año al frente del Ayuntamiento de Zaragoza. Durante todo este tiempo han sido varias las medidas y cambios que ha introducido en la ciudad. Chueca ha anunciado con orgullo que su administración ha cumplido con más de medio centenar de compromisos electorales importantes. La construcción del nuevo estadio de La Romareda, la regeneración del río Huerva o la operación calles y avenidas son algunas de ellas. Sin embargo, hay otros proyectos que se prometieron en campaña que todavía no han visto la luz.

NUEVA ROMAREDA

El gran proyecto de la legislatura de Chueca es la reforma del estadio de La Romareda. Un proyecto clave para que Zaragoza pueda ser sede del Mundial de Fútbol 2030. Tanto es así que el pasado lunes se concedió la licencia para las primeras obras. Esta remodelación salda una deuda histórica con Zaragoza, dotando a la cuarta ciudad de España de un campo digno y preparado para acoger grandes eventos deportivos y culturales, especialmente en su rol como Capital Europea del Deporte en 2027.

El proyecto arquitectónico, descrito como «icónico«, transformará el estadio del Real Zaragoza en una «catedral del fútbol del siglo XXI». Con una inversión superior a los 148 millones de euros, el estadio experimentará una renovación completa que ampliará su capacidad a 43.000 espectadores, cumpliendo con las exigencias de la FIFA.

Tras dos décadas de intentos por renovar el estadio, Zaragoza finalmente contará con una estructura moderna y versátil, capaz de albergar cualquier competición nacional e internacional. Diseñado por la consultora IDOM, el nuevo estadio se erigirá en cinco plantas sobre rasante, alcanzando una altura superior a los 31 metros. El objetivo es que la Nueva Romareda sea un espacio multifuncional que acoja conciertos, congresos y otros eventos durante todo el año.

RÍO HUERVA

Por otro lado, la gran infraestructura verde y transformadora de la ciudad será la renaturalización del río Huerva. Un proyecto transformador que no solo mejorará el entorno natural de la ciudad, sino que también contribuirá a la sostenibilidad y a la calidad de vida de sus habitantes.

Ya se han impulsado las obras de la primera fase de ejecución, que comprenderá la ejecución de un tanque de tormentas, la renovación de los colectores de saneamiento en varios tramos de la margen derecha, las actuaciones necesarias para garantizar la seguridad y estabilidad de los muros, la habilitación de los accesos de obra y el saneamiento y recuperación de la ribera eliminando las especies invasoras.

La gran reforma del cauce del río Huerva por Zaragoza, desde el histórico Parque Grande hasta su tramo ‘escondido’ en Gran Vía, será el cambio más abrupto y transgresor que viva la ciudad de Zaragoza en décadas. Abrirá el abandonado río a la ciudad y hará que su cicatriz urbana vuelva a la vida. 

La renaturalización del río Huerva es mucho más que un proyecto de urbanismo es una declaración de principios hacia una Zaragoza más verde, más sostenible y más conectada con su entorno natural.

OPERACIÓN CALLES Y AVENIDAS

Una de las áreas en las que más esfuerzo y recursos se han invertido durante este primer año de mandato con el Gobierno de Chueca, ha sido en la renovación de calles, avenidas y servicios. Este año se han lanzado 9 proyectos de reforma integral de calles en la ciudad que se ejecutarán a lo largo del año con una inversión global de 14 millones de euros.

En este listado se incluyen el nuevo vial de conexión de Gómez Laguna, las segundas fases de las avenidas de Navarra y de Cataluña, y las calles de Manifestación, Belchite, Gil Morlanes, Matadero, Agustina de Aragón, Jerónimo Blancas y Concepción Arenal. Además, ya están los proyectos de calle Escuelas, calle Oeste y calle Ibón de Astún.

En esta línea, la alcaldesa ya ha anunciado la reforma de la avenida Valencia, una inversión prevista de alrededor de 6 millones de euros y 14.000 metros cuadrados reformados integralmente. Se crearán nuevas zonas estanciales con bancos para el descanso de los vecinos y dos zonas de juegos infantiles.

A pesar de las ambiciosas promesas electorales de la actual alcaldesa de Zaragoza, varios de los proyectos prometidos durante su campaña aún no han visto la luz. Entre estos se encuentran el WiZink Center o la Ciudad del Deporte.

WIZINK CENTER

El actual presidente aragonés, Jorge Azcón, anunció el 3 de abril del año pasado cuando era alcalde de la ciudad, un acuerdo con la empresa Provenue (gestora del WiZink Center de Madrid) para construir un gran auditorio en el Portillo, junto al CaixaForum. Según el cronograma presentado en ese momento, las obras deberían haber comenzado en enero pasado, con el objetivo de que el auditorio estuviera listo para acoger espectáculos a finales de 2025. Sin embargo, hasta ahora, no se ha iniciado ningún movimiento de tierra en esa parcela.

Según se anunció en la campaña electoral del año pasado, ese equipamiento polivalente para celebrar conciertos y eventos de ocio al estilo del WiZink de Madrid costaría 25 millones de euros y contaría con una capacidad de hasta 10.000 espectadores.

CIUDAD DEL DEPORTE

La Ciudad Inteligente del Deporte fue una de las promesas electorales más ilusionantes de la candidatura de Natalia Chueca, pero su envergadura y ambición están haciendo que los tiempos de ejecución vayan despacio. Un año después, la Ciudad Inteligente del Deporte todavía no tiene definido un calendario de obras, si bien empiezan a pergeñarse unos plazos que, en el mejor de los casos, arrancarían la ejecución de instalaciones deportivas en 2026.

Lo que sí se ha fijado, dentro de los presupuestos, son 200.000 euros que se están dedicando a los primeros estudios para determinar qué infraestructuras y en qué orden se van a ejecutar.