Los taxistas han dicho basta. Esta misma mañana han comenzado la primera de varias ‘marchas lentas’ a través de las principales arterias de la ciudad y no descartan intensificar sus acciones si el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza no intervienen contra las VTC. La protesta finalizará en el Paseo de María Agustín 36, frente al edificio Pignatelli, sede de la DGA. 

El sector afirma que varios coches VTC están operando en la capital sin licencia, ejerciendo «una competencia desleal con total impunidad».

Tras las protestas de esta mañana, el director general de Transportes del Gobierno de Aragón, Miguel Ángel Anía, ha recibido al presidente de la Asociación Auto-taxi de Zaragoza, Miguel Ángel Perdiguero, para tratar la situación del sector y su convivencia con los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC). Anía se ha comprometido a colaborar con las asociaciones sectoriales para garantizar la viabilidad de la actividad dentro del marco legal vigente.

Ante la falta de una normativa estatal específica, el director general de Transportes ha expresado su intención de elaborar una ley autonómica que facilite la coexistencia de ambos servicios, siempre atendiendo al interés general de los ciudadanos y exigiendo el riguroso cumplimiento de las normas tanto a taxistas como a conductores de VTC. Ambas partes, la Dirección General de Transportes y la Asociación Auto-taxi de Zaragoza, han acordado mantener futuras reuniones con la presencia de representantes del Ayuntamiento de Zaragoza.

El presidente de la asociación, Miguel Ángel Perdiguero, denuncia que durante el último fin de semana detectaron «35 VTC ilegales haciendo servicios en Zaragoza». Los taxistas han enviado solicitudes al Gobierno de Aragón, al Ayuntamiento de Zaragoza y al delegado de la Policía Local para mantener una reunión tripartita y buscar soluciones a este problema. «Queremos que lo regulen», reclama Perdiguero, quien considera que, al ser del mismo color político la DGA y el Consistorio, debería haber menos problemas para hacerlo.

Aunque no es la primera vez que los taxistas de Zaragoza expresan su descontento por la presencia de los vehículos de transporte con conductor (VTC) en la ciudad, sí es la primera en la que consideran detener el servicio durante 12 horas. «Realizaremos la primera marcha lenta por la ciudad; la próxima semana bloquearemos el tráfico en el centro, después los accesos a los polígonos y luego haremos paros de 12 horas», detalló Perdiguero, tras la asamblea informativa de ayer con el resto de conductores.

En Zaragoza solo hay títulos para 59 coches (1 por cada 30 taxis) y, hasta ahora, había otras 80 más por el decreto del exministro José Luis Ábalos que amplió el periodo de actuación. Según los taxistas, muchas de estas licencias ya han caducado. Para verificarlo, comprueban las matrículas en los registros.

«Hay vehículos que tienen título, pero interurbano, no urbano», asegura Perdiguero, quien no descarta que la asociación presente una querella contra Uber y Cabify por operar sin la licencia vigente y por incumplir el decreto que, entre otras cosas, les impide alquilarse mientras circulan por la ciudad sin regresar a la base.

SUBIDA DEL PRECIO DE LOS SEGUROS

Además de la competencia desleal que denuncian, el sector del taxi también se queja de que sus pólizas de seguros se han disparado en el último año. Según los cálculos de la Asociación Provincial de Auto-Taxi los recibos de los coches de combustión rondan de media los 1.200 euros al año. Hasta los 3.700 o 4.000 euros las primas de los Tesla a todo riesgo.

Los taxis han salido a las 10:00 de la cooperativa, en dirección al hospital Clínico, formando una caravana. Han recorrido las calles alcalde Gómez Laguna, Vía Hispanidad, avenida de Navarra, calle Rioja, avenida de la Expo 2008, Pablo Gargallo, Paseo de Echegaray y Caballero, calle Coso, Alonso V, Paseo de La Mina y Paseo de la Constitución, finalizando la marcha en el paseo de María Agustín 36.