Madrid y Barcelona se sitúan entre las 30 ciudades más caras de Europa para profesionales expatriados, habiendo incrementado sus costes por segundo año consecutivo en 2024, según el informe anual de Mercer.

Específicamente, Madrid ocupa el puesto 30 y Barcelona el 25 a nivel europeo. A nivel global, Madrid se ubica en la posición 76 y Barcelona en la 66.

El estudio «Coste de la vida 2024» de Mercer analiza el coste comparativo de más de 200 bienes y servicios en 226 ciudades de los cinco continentes, revelando que Madrid y Barcelona han experimentado un «ligero» encarecimiento en el ranking mundial de ciudades más costosas para el personal expatriado.

El informe destaca que los factores económicos que afectaron a ambas ciudades en 2023, como la inflación y las fluctuaciones en los tipos de cambio, continuarán influyendo en 2024, impactando directamente en la remuneración y el ahorro de los expatriados. Además, los precios de vivienda, impuestos locales y educación están aumentando significativamente el coste de vida para los expatriados en todo el mundo.

«Estos factores dificultan a las empresas atraer y retener talento, limitando la movilidad de los empleados y aumentando los costes operativos», subraya el documento.

En Madrid, los productos que más han aumentado de precio este año son el aceite (75%), seguido de las naranjas y la harina, mientras que el combustible ha bajado un 4%. En Barcelona, los productos con mayor subida son el azúcar (61%), el aceite (47%) y la harina (30%), con una reducción similar en el precio del combustible.

Juanvi Martínez, director del área de ‘Career’ de Mercer, señaló que «la crisis del incremento del coste de la vida ha tenido un impacto significativo en las organizaciones multinacionales y su gestión global del talento». Martínez concluyó que las empresas deben mantener una comunicación abierta con sus empleados para abordar sus preocupaciones y encontrar soluciones óptimas.

A nivel mundial, el estudio sitúa nuevamente a Hong Kong, Singapur y Zúrich como las ciudades más caras para los expatriados. Además, cinco de las diez ciudades más costosas son europeas. Las ciudades suizas de Ginebra, Basilea y Berna, junto con Zúrich y Londres, ocupan las posiciones cuarta, quinta, sexta y octava, respectivamente.