El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha confirmado que, en la reunión de esta tarde entre Gobierno y comunidades autónomas prevista en Tenerife, los responsables populares aceptarán acoger los 400 menores que les plantea el Gobierno central, al que le ha pedido que «asuma la parte que no pueden gestionar las comunidades» porque superen su capacidad.

En este sentido, ante la advertencia de Vox de que romperán sus gobiernos autonómicos con el PP, ha dicho a la formación de Santiago Abascal que «no se puede amenazar a nadie por cumplir su deber».

Nüñez Feijóo se ha referido a la Conferencia Sectorial de Infancia y Adolescencia que se celebra este viernes en Tenerife donde el Gobierno y las comunidades autónomas abordarán el reparto de menores migrantes no acompañados entre los territorios.

El principal objetivo del encuentro será abordar la reforma del artículo 35 de la Ley de Extranjería para que las comunidades autónomas acojan a niños migrantes no acompañados de forma «solidaria y vinculante» con los territorios de llegada. Canarias tiene actualmente cerca de 6.000 menores. Una iniciativa que es rechazada por Vox que ha advertido al PP que romperá los gobiernos autonómicos en los que son socios si en esas comunidades se acoge a menores.

Ha afirmado que las comunidades autónomas que en este momento gestiona el Partido Popular atienden ya a más de 5.000 menores, -«que es más o menos el 80% de los menores que hay en los centros de acogida en España»-, y van a seguir siendo «solidarias».

Según ha indicado, eso significa que todos los presidentes autonómicos del PP, a través de sus consejerías, esta tarde «van a asumir el reparto de los 400 menores que el Gobierno les ha planteado hace unos meses y que figuran otra vez más en el orden del día».

«Vamos a ser, otra vez, solidarios y coherentes con nuestra política de acogida al menor, vamos a ocupar toda la capacidad instalada en los centros de menores en las comunidades autónomas, incluso algunas de ellas la van a rebasar», ha agregado. A su juicio, la situación «excepcional» que está atravesando Canarias por la «ausencia de política migratoria reiterada» del Gobierno central, «no significa que no se haga el último esfuerzo».

Cuestionado por si teme que Vox pueda romper los gobiernos autonómicos en los que son socios, ha indicado que no sabe «lo que va a hacer Vox», porque con ellos no se han puesto en contacto.