La productividad de las personas está directamente relacionada con su bienestar, abarcando en este bienestar el nivel físico, pero también el emocional. En la era de la hiperproductividad, a veces, estos aspectos pueden pasar a un segundo plano cuando hay que conciliar la vida laboral con la vida personal, y esto deriva en que haya muchas ocasiones en las que las personas acuden a su puesto de trabajo con algún tipo de malestar, afectando considerablemente a su productividad.

LUAH Salud es una empresa aragonesa que propone a las empresas un programa multidisciplinar de bienestar, que aborda la prevención y la promoción de la salud en las empresas para sacar el mayor rendimiento de las personas dentro y fuera del ámbito laboral. El equipo de LUAH abarca diferentes disciplinas como la fisioterapia, nutrición, psicología y acondicionamiento físico.

LA METODOLOGÍA DE LUAH

«Trabajamos en la identificación de la problemática de la empresa y analizando a cada uno con bases de inteligencia artificial, podemos conocer qué está sucediendo, para después poder hacer un plan de trabajo adaptado a las necesidades colectivas e individuales», explica Luis Pascual, gerente de LUAH Salud.

El programa es voluntario para los trabajadores, aunque un 85% deciden llevarlo a cabo para mejorar su salud y bienestar general. El objetivo de LUAH con estos programas va más allá de resolver un problema puntual ya que, además de tratar a la persona de manera individual para asegurar su mejoría, llevan a cabo programas formativos muy prácticos «para enseñarles herramientas útiles en su día a día para llevar a cabo una transformación cultural que derive en su bienestar», apunta Pascual.

Lo importante, resalta su gerente, es «trabajar en la promoción y prevención, para no tener que intervenir cuando el problema haya explotado». Llevando a cabo estos programas preventivos se pueden disminuir las altas tasas de absentismo que actualmente acusan las empresas españolas ya que, según los datos, 3 de cada 5 trabajadores sufren trastornos musculo- esqueléticos y la ansiedad es la segunda causa de las bajas. Pero estos programas también ayudan a disminuir el presentismo, que se entiende como el «estar sin estar», por el cual el trabajador reduce notablemente su productividad.

Para la empresa invertir en la calidad de vida de sus trabajadores es una apuesta por el buen funcionamiento de todo el engranaje corporativo. Por ello es «una inversión que merece la pena porque mejorar el bienestar de los trabajadores supone una reducción en costes de absentismo y presentismo».

Otro punto a favor de las empresas es que, gracias a estas iniciativas, «fortalecemos la responsabilidad social corporativa y contribuimos a un entorno laboral más saludable y productivo además de lograr retener el talento», comentan desde LUAH. Todas estas cuestiones sirven también para tener no solo una plantilla contenta y con un rendimiento óptimo, sino que además fortalece la imagen corporativa respecto a la competencia. «Impactamos en el denominado salario emocional para atraer y retener el talento aragonés», concluye Luis Pascual.

CASOS DE ÉXITO

En su experiencia con empresas aragonesas, el programa de bienestar y salud laboral ha demostrado ser altamente efectivo. Tras implementarlo, «logramos reducir significativamente el dolor en la plantilla, pasando de un 94% a un 85% en solo seis meses. Además, el 85% de los empleados participó en sesiones de intervención, con un 84% reportando mejoras en sus dolencias. Impresionantemente, un 91% de la plantilla se siente más satisfecha y ha notado mejoras notables», comentan desde LUAH. Empresas como Circe o Cámara de Comercio han podido experimentar los beneficios de trabajar bajo el método de LUAH Salud.

En LUAH también disponen de un servicio para particulares que necesiten ayuda en cualquiera de las disciplinas anteriormente nombradas. Para más información pueden visitar la página web www.luahsalud.com o sus instalaciones en C/ Albareda 6, Esc 2, 1º, Oficina 5, Zaragoza.