Amigos y familiares de Marcelo Omar Figueroa, el joven piragüista chileno fallecido trágicamente el pasado jueves mientras descendía el río Ara en kayak, han iniciado una campaña para recaudar fondos destinados a la repatriación de su cuerpo a Chile.

Marcelo, conocido afectuosamente como ‘Chelo’ o ‘Chelito’, no disponía de un seguro de defunción que cubriera los costes asociados, lo que ha movilizado a sus allegados a través de las redes sociales para recibir donativos y apoyo.

El próximo miércoles, 26 de junio, se llevará a cabo un emotivo homenaje en Murillo de Gállego, localidad donde Marcelo trabajaba como guía de aguas bravas en la empresa Alcorce.

Durante el evento, se habilitará una caja para recibir contribuciones en efectivo destinadas a sufragar los gastos funerarios y de traslado.

La familia de Marcelo tiene previsto llegar a España en los próximos días y será recibida por sus compañeros de Murillo de Gállego, quienes hasta ahora han asumido los costos, estimados en varios miles de euros.

Desde Alcorce, la empresa donde trabajaba, han expresado su profundo agradecimiento por las muestras de cariño y solidaridad recibidas, comprometiéndose a seguir apoyando para facilitar el regreso de Marcelo a su hogar en Chile.

Marcelo Figueroa, de 25 años, había viajado hasta Torla para disfrutar de su pasión por el kayak en el río Ara junto a dos amigos cuando ocurrió el trágico accidente, aproximadamente a las 15:00 horas del jueves.

A pesar de los esfuerzos por reanimarlo, los servicios de emergencia no pudieron salvar su vida debido a las condiciones climáticas adversas que impidieron la llegada inmediata de unidades aéreas de rescate.

Los equipos de rescate del GREIM de Boltaña, junto con otros especialistas, lograron evacuar su cuerpo en condiciones difíciles hasta una pradera accesible, desde donde fue trasladado primero al centro de salud de Broto y posteriormente al Instituto de Medicina Legal de Huesca.