En la actualidad, es raro encontrar a alguien que no haya escuchado hablar de la airfryer o freidora de aire. Este pequeño electrodoméstico ha conquistado las cocinas de los españoles gracias a su capacidad para freír alimentos utilizando aire caliente en lugar de sumergirlos en aceite. Además de ofrecer platos más saludables, la airfryer es fácil de limpiar y reduce significativamente el tiempo de cocción, lo que supone un ahorro energético para los hogares.

VENTAJAS DE LA AIRFRYER

La principal ventaja de la airfryer es su capacidad para cocinar utilizando una mínima cantidad de aceite, logrando así platos más saludables en comparación con las freidoras tradicionales o los hornos. Este método de cocción no solo disminuye la ingesta de grasas, sino que también conserva mejor los nutrientes de los alimentos.

Otra de las grandes ventajas de la airfryer es que es mucho más fácil de limpiar. A diferencia de las freidoras convencionales, no se necesita manejar grandes cantidades de aceite. Además, la airfryer requiere mucho menos tiempo de cocción, lo que contribuye a un menor consumo energético, beneficiando tanto al medio ambiente como al bolsillo del usuario.

A pesar de sus múltiples beneficios, la airfryer también presenta algunas limitaciones. Su capacidad es más reducida que la de un horno, lo que dificulta la preparación de recetas para un gran número de personas. Asimismo, los resultados pueden ser variables en cuanto a textura, ya que los alimentos no siempre quedan tan crujientes como los fritos en aceite. Esto depende en gran medida del tipo de producto y de la cantidad de aceite utilizada.

DESCONGELAR PAN

Aunque el éxito de la airfryer es indiscutible, existe una función que poca gente conoce y que resulta tremendamente útil: descongelar productos, especialmente el pan. La freidora de aire es una excelente opción para descongelar el pan de manera más efectiva que el microondas.

La airfryer reduce al máximo el agua del pan, dejándolo con una textura crujiente difícil de obtener en el microondas. Además, el proceso es rápido y sencillo.

  1. Preparación: Colocar el pan en la cesta de la freidora de aire, asegurándose de no apilar muchos panes para permitir una buena circulación del aire. Es recomendable precalentar la airfryer un poco antes de usarla.
  2. Cocción Inicial: Programar la airfryer a 160º-180ºC y cocinar el pan durante 4-5 minutos. Este tiempo puede variar dependiendo de la potencia de la freidora y del tipo o grosor del pan. Es recomendable revisar el estado del pan después de los primeros 3 minutos.
  3. Tostado Final: Si se desea que el pan esté más crujiente, aumentar la temperatura a 180º-200ºC durante 1-2 minutos adicionales.
  4. Seguridad: Al sacar los alimentos de la freidora de aire, siempre es importante tener cuidado de no quemarse.